viernes, 10 de febrero de 2017

Disfrutan con la Plaza Multibarrial


Mientras los chiquitos se zambullen en la piscina con sus flotadores ayudados por los profesores, los padres los filman o fotografían con sus celulares, sin perderse detalle del acontecimiento, ya que la gran mayoría es la primera vez que concurre a una piscina. Cerca de allí, otro grupo de niños disfruta con los chorros de agua que brotan del suelo. Al otro extremo de la plaza, en tanto, chicos más grandes se vienen preparando para disputar un partido de fútbol en la moderna cancha. Las distintas escenas transcurren en la recientemente inaugurada Plaza Multibarrial, y se repiten a diario. EL HERALDO estuvo ayer recogiendo el testimonio de vecinos de esa extensa barriada que concurren allí.
POR PRIMERA VEZ
Alejandra nos cuenta que concurren a la piscina “los miércoles y los viernes a traer a las chicas. Antes íbamos a la playita del Prado, ahora venimos acá que nos queda más cerca”. Por su parte Olga, comenta que “quedó muy lindo todo. Mi nieta de cinco años empezó el viernes la piscina, es la primera vez que viene a una. De noche venimos a pasear; es precioso”.
COMO EN OTRO MUNDO
Susana, del barrio San Fernando, dice que le encanta que todos los chiquilines puedan disfrutar “y que los padres no tengan que gastar, porque a veces no pueden, en la piscina. Es espectacular cómo quedó esto; de tardecita se puede venir a tomar mate, porque es un lugar que es un lujo. Un espacio de este tipo, con las alfombras, juegos, protección para los niños, estamos como en las mejores partes del mundo. Tengo mi nieto de tres años que es la primera vez que viene a la piscina, y lo veo feliz”.
LES CAMBIÓ LA VIDA
“La abuela vive frente a la piscina y es la primera vez que vienen los chicos a la piscina. En verano no íbamos a la piscina, íbamos a la playita del Prado, pero está muy fea el agua. A veces nos quedábamos en la piscina en casa; no había muchas opciones. Ahora, miércoles y viernes los chicos vienen a la piscina, donde además les enseñan a nadar. De tardecita, cuando vienen a la casa de la abuela, juegan al fútbol, al basquetbol, y también se hamacan”, relata María José.
“Yo soy del Floridablanca, nací acá hace 40 años -nos cuenta la madre de María José- y la verdad que es precioso para los nietos, sabés que están acá adentro y bien cuidados porque los guardias son impecables, gente muy responsable. La plaza está muy bien cuidada y los vecinos también la cuidamos. Ni un papel, nada tirado, la gente es muy cuidadosa y los vecinos estamos muy atentos. Acá, cuando era chica, cazábamos mariposas en las chilcas de la plaza y no había luz. Ahora es una belleza, de noche es como llegar a otra ciudad, es como ir al Campus de Maldonado”.
EL HERALDO